Acerca de nosotros

Acerca de nosotros

Acerca de nosotros

Rainer Krüger, maestro apicultor y apicultor especialista en apiterapia

Trayectoria profesional de Rainer Krüger, apicultor especialista en apiterapia

  • 1974-1978 Formación completa como ayudante apicultor en la empresa de apicultura profesional Berufsimkerei Schehle de Maierhöfen, pionera y especialista en los sectores de la apiterapia y la fabricación de productos y preparados para abejas.

  • 1974 6 meses de especialización en la escuela de formación profesional de apicultores profesionales y comerciales, Landesanstalt für Bienenzucht de Celle

  • 1981 Asistencia de 6 meses a la escuela técnica de la Landesanstalt für Bienenzucht de Mayen, examen final de maestro apicultor en Coblenza.

Información personal: Rainer Krüger

Llevo observando a las abejas desde que tenía 9 años. Entre los años 1975 y 2000 tuve siempre entre uno y dos centenares de colmenas. Me especialicé en apiterapia, asistí a escuelas especializadas y obtuve el título de maestro. Durante un tiempo compaginé la cría responsable de abejas con la carpintería en mis horas libres.

En el año 2000 decidí dedicarme enteramente a la apicultura. Desde entonces cuido de hasta un millar de colmenas. Mi especialidad es la producción de miel, polen, propóleo y jalea real de alta calidad. Mi cuidado de las colmenas se basa en principios biológicos. Solo dejo volar a las abejas en entornos libres de pesticidas. Casi siempre tengo las colmenas en un parque nacional de Cerdeña, donde las abejas disponen de néctar todo el año, sin necesidad de alimentación complementaria con azúcar. En esa zona, la contaminación ambiental es notablemente menor que en Europa occidental.

En la actualidad doy numerosas conferencias sobre apiterapia, además de participar en seminarios y cursos para médicos homeópatas, p. ej., en la Akademie für Ganzheitsmedizin de Heidelberg, bajo la dirección del Dr. med. Gert Dorschner. Asimismo, publico artículos sobre apiterapia en revistas especializadas.

 

 

Desarrollo del Varroa-Killer-Sound

 

Con nuestras colmenas nos trasladamos incluso a Cerdeña. Allí, las colmenas crían prácticamente durante todo el año. Por desgracia, los ácaros siempre ocasionan pérdidas. He descubierto que cada cuerpo reacciona a una frecuencia determinada. Con una presión sonora lo suficientemente alta, esta frecuencia puede llegar incluso a matar. Así que me dediqué a investigar la frecuencia de sonido de las abejas y de los ácaros. El tratamiento es completamente inofensivo para las abejas. No altera a las crías ni a la reina, ni influye en el comportamiento de las abejas.

En abril de 2014 se nos ocurrió la idea de investigar la frecuencia propia de los cuerpos por medio de ondas sonoras. Para ello introdujimos abejas en una colmena de observación y las sometimos a distintas frecuencias. Nuestros colaboradores, sentados delante de la colmena, iban aplicando todas las frecuencias posibles, al tiempo que observaban el comportamiento de las abejas y de los ácaros varroa. Los ácaros reaccionaban a los intervalos de frecuencias de 12 000 a 17 000 hercios. Con estas frecuencias se observaron cambios repentinos del comportamiento. Para el ácaro varroa, el intervalo de frecuencias ideal se encuentra entre 14 000 y 15 000 hercios, a 90 decibelios. Las abejas reaccionan con inquietud a frecuencias de entre 2000 y 8000 hercios. Por encima de los 10 000 hercios, ya no hay reacción alguna en las abejas ni en las larvas. Los ácaros varroa juveniles blancos mueren al cabo de 1 a 2 días. Los ácaros adultos adheridos a la abeja comienzan a desprenderse a partir del segundo día, con un factor +/- x8 (con respecto a la muerte natural). Este factor se mantiene aproximadamente 20 días y después se reduce a aproximadamente 0. Los ácaros blancos requieren una presión sonora de al menos 35 decibelios en las larvas. Los ácaros adheridos a la abeja morirán a 75 decibelios. En consecuencia, el tiempo de tratamiento se prolonga durante 2 ciclos de cría, ya que en las larvas la presión sonora es solo de 45 decibelios. Es decir, durante la fase de operculación, los ácaros varroa adultos adheridos a las larvas se encuentran dentro de un espacio protegido.